“Son machos alados que se trasladan en busca de hormigas reinas para la fecundación”, dijo Mariana Maglianese, desde el Ministerio de Salud. No muerden ni dañan las plantas. Sólo buscan la reproducción.

 

Una invasión de hormigas voladoras sobre la ciudad llamó la atención a vecinas y vecinos de distintos barrios santafesinos. Lo mismo se vio en otras ciudades del litoral del país. Los insectos aparecieron de forma masiva en los últimos días sobre las plantas, en las paredes y en el aire. Se trata de una variedad alada de estos insectos que, si bien no son plaga, generan un interrogante respecto de si pueden causar o no mordeduras o si afectan a las plantas del hogar.

Consultada al respecto por El Litoral, Mariana Maglianese, directora del Programa de Vectores del Ministerio de Salud provincial, aclaró en primer término que la presencia de estas hormigas voladoras en la ciudad no debe preocupar demasiado a la población, “ya que no son agresivas ni nocivas”. Y el fenómeno es natural. Suele desencadenarse luego de lluvias primaverales u otoñales debido a que el ablandamiento de la tierra después de las lluvias permite a las reinas poder excavar más fácilmente la cámara donde se encerrarán para fundar la nueva colonia.

 

“Son machos alados en vuelos nupciales”, explicó la especialista en vectores. “Se trasladan en busca de hormigas reinas, que también son aladas, para la fecundación”.

Las diferentes hormigas tiene una especialización dentro del hormiguero. Está la reina y las obreras. Cada variedad cumple una función distinta al resto. Hay hormigas cortadoras o carpinteras, que cortan las plantas o madera (son las que suben a los techos hasta los tirantes) y las llevan al hormiguero; luego están las que reciben eso y siembran un hongo para fabricar el alimento para todas. También están allí las hembras que fecundan, las nodrizas, que cuidan los huevos; y las que muerden para defender su lugar cuando alguien pisa un hormiguero (como por ejemplo las coloradas). Por último aparecen los machos alados, que son la variedad que apareció por la ciudad en los últimos días.

 

La explicación

La función de estos machos alados, entre otras, es la de “extenderse en vuelos nupciales para fecundar a las hormigas reinas, y otras veces lo hacen para explorar territorios. También salen en vuelos cuando sus hormigueros están en peligro”, señaló Maglianese.

 

-¿Qué pone en peligro a sus hormigueros?

-Las quemas indiscriminadas en campos e islas, las lluvias que llegan a destiempo y en forma abundante que por su demora generaron durante el período de sequía que los hormigueros se muden a zonas anegadizas.

Esos hechos parecen ser la explicación del fenómeno, ya que Santa Fe está atravesando un largo período de sequía, con quemas indiscriminadas y en la última semana hubo lluvias abundantes. Todos esos fenómenos son los que generaron la aparición masiva de hormigas voladoras “en cantidades que no se esperaba y en una época del año que tampoco se esperaba”, explicó la especialista en saneamiento ambiental.

“No se debe a una sola razón. Las altas temperaturas de los últimos días previos a la lluvia también puede ser parte de la explicación”, agregó Maglianese, por lo que ninguno de esos factores es determinante pero a la vez todos influyen en la ocurrencia del fenómeno.

 

Inofensivas

Luego la especialista explicó que las hormigas voladoras no son una plaga, porque “no hacen daño”. Ese concepto “lo pone el ser humano cuando se ve afectado”. Pero en este caso “no producen daño”, dijo la encargada del Programa de Vectores de la región.

 

-¿Se debe tomar alguna medida de prevención?

-No, nada. Porque no muerden, salvo raras ocasiones en las que se ven afectadas, si uno las pisa, por ejemplo. Así que no es necesario hacer nada. Y si uno deja la ventana abierta de un lugar que debe permanecer saneado, como un centro de salud por ejemplo, se puede utilizar cualquier insecticida mata hormigas leve, pero si se puede evitar, es mejor. Son fenómenos explosivos que aparecen cuando las condiciones ambientales les son adversas. Y en dos o tres días desaparecen, como ya está ocurriendo hoy.

 

Y si llegan a morder, provocan una reacción local inflamatoria en las siguientes 24 a 48 horas de no más de 10 cm de diámetro con enrojecimiento, escozor y dolor de intensidad variable dependiendo de la zona de la picadura y de la susceptibilidad de cada persona.

 

-¿Estas hormigas voladoras atacan las plantas?

-Los machos no cortan las plantas, así que no. Y estos son machos voladores -finalizó Maglianese.

 

Nota Diario El Litoral

Abrir chat